Siempre me he sentido orgullosa de ser Argentina, pero esta semana con la declaración Diego Armando Maradona – director técnico de la Selección Argentina de Futbol- luego de vencer a Uruguay por 1 -0 para el Mundial Sudáfrica 2010, por primera vez no me sentí tan contenta de ser argentina.

De ser dios y admirado, Diego se ha transformado en la vergüenza de los argentinos con su frase que dirigió a las personas que no creían en él y que ahora ya tiene camisetas con su firma.

diego

Es evidente que las habilidades de Maradona como DT, nada tienen que ver con las que tenía de jugador. Sería una pérdida de tiempo y dinero para Argentina ir al mundial con “el Diego”.

Que el fútbol ciegue a los argentinos no es razón para que sigamos idolatrando personas mediocres, sin valores y sin coherencia. Recordemos el famoso tango argentino Cambalache que tan vigente está aun: ¡Qué falta de respeto, qué atropello a la razón! ¡Cualquiera es un señor! ¡Cualquiera es un ladrón!

Anuncios